Inauguraron Ruta Santa Rosa - Capitán Bado, otra obra de empresas paraguayas



El tramo Santa Rosa del Aguaray - Capitán Bado, ruta 11 “Juana María de Lara” que une a los departamentos de San Pedro y Amambay, fue inaugurado por el Presidente de la República, Horacio Cartes; el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Ramón Jiménez Gaona entre otras autoridades.

El proyecto abarcó la pavimentación asfáltica de 138,65 kilómetros en el tramo principal y 20,29 kilómetros de accesos a la Colonia Santa Bárbara, al Asentamiento Tava Guaraní, Asentamiento Agüerito, Colonia Karapa’i y Colonia Piray, comunidades circundantes a la obra. Incluyó además las travesías urbanas de Santa Rosa del Aguaray y Capitán Bado.

Entre las características principales de la nueva ruta se encuentran: calzada de 7 metros de ancho de concreto asfáltico de 6 centímetros de espesor, banquina de 2,50 metros de tratamiento superficial simple y una estructura compuesta por una capa de base granular estabilizada de 0,20 milímetros, sub-base de suelo mejorado con cemento y una subrasante mejorada.

Se ejecutaron también obras de señalizaciones, drenaje, alcantarillas celulares, tubulares y seis puentes de hormigón armado de distintas longitudes, entre 15 y 40 metros, sobre los arroyos Clementina, Mborevi, Aguara Veve, Piray y el Río Verde.

La obra se dividió en cuatro secciones para su construcción: OBRA I: Santa Rosa del Aguaray (Progresiva 0+000) a Progresiva 35+000 más accesos y travesía urbana a la Colonia Santa Bárbara (39,65 km.) OBRA II: Progresiva 35+000 a Progresiva 70+000 más accesos y travesía urbana a la Colonia Tava Guaraní y Agüerito (41,94 km.) OBRA III: Progresiva 70+000 a Progresiva 105+000 más accesos y travesía urbana a la Colonia Karapa’i y Piray (40,07 km.) OBRA IV: Progresiva 105+000 a Progresiva 138+650 (Capitán Bado) más travesía urbana (37,28 km).

Esta vía, construida mayormente por empresas paraguayas, beneficiará a más de 222.000 ciudadanos de forma directa e indirecta en el norte del país. Anteriormente, era un camino de tierra que por el estado de deterioro en el que se encontraba, tenía un tráfico que en promedio no pasaba de los 30 kilómetros por hora.