Inician los trabajos de preparación de terreno para el Corredor de Exportación



Las obras en el tramo Natalio - Los Cedrales, que forman parte del Corredor de Exportación de la Región Oriental, están en marcha en sus diferentes tramos.

La primera parte del recorrido, que va desde Natalio a 7 de Agosto, está a cargo de la empresa Benito Roggio e Hijos, y cuenta ya con un avance del 2,49%. Por su parte, el segundo tramo que comprende desde 7 de Agosto a Río Ñacunday y cuya contratista es la firma Ecomipa, tiene un progreso físico registrado del 4,8% tras 45 días del inicio de la obra. Asimismo, en la tercera y última sección entre Río Ñacunday y Los Cedrales, la ejecución es del 1,01%.

Cabe resaltar que los tres frentes de trabajo cumplen con el cronograma previsto. A su vez, el proyecto tiene la particularidad de contar con la conformidad de prácticamente el 100% de los propietarios con respecto a las mensuras y las tasaciones que se realizaron para la liberación de la franja de dominio.

Es así como se constituye en una de las primeras obras viales que cuenta con todo el catastro listo desde el comienzo y con toda la documentación, e incluso ya se efectuaron las primeras indemnizaciones en concepto de las mejoras. Se trata de una modalidad implementada con la finalidad de minimizar el riesgo de retrasos durante la ejecución de la obra, facilitando de esta manera el cumplimiento de los plazos contractuales.

El catastro fue elaborado en la fase previa a la construcción, junto con el desarrollo del diseño final de ingeniería a cargo del Consorcio Central – Yachiyo, de origen japonés. La ejecución de este proyecto es impulsado por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones a través de la Unidad Ejecutora JICA, dependiente de la Dirección de Vialidad.

Parámetros de diseño
El tramo Natalio - Los Cedrales de 143,2 kilómetros, tendrá características de diseño de primera categoría, con dos carriles de 3,5 metros a cada lado, banquinas de 2,5 metros de ancho a ambos lados, terceros carriles en los sectores de pendientes continuas y pronunciadas para sobrepasar con seguridad a los vehículos pesados, y un paquete estructural dimensionado para soportar el tránsito de cargas pesadas.

Incluye también circunvalaciones en las zonas urbanas con sus accesos correspondientes. En el caso de San Rafael del Paraná -por ejemplo- que tiene un desarrollo urbano lineal, se incluyen calles colectoras para separar el tránsito local del tránsito de paso.

La obra contempla, además, la construcción de puentes de 80 y 100 metros de longitud que van a permitir la conectividad de los ríos Yacuí Guazú y Ñacunday con la zona de Presidente Franco, lugares en donde en la actualidad se cruza a través de balsas.

El objetivo primordial del Corredor de Exportación, aparte de unir a los departamentos de Itapúa y Alto Paraná, es brindar una nueva opción de salida a la producción nacional sobre la Hidrovía del Paraná, mejorando la competitividad del Paraguay. Esa zona de la Región Oriental se destaca por la producción de granos, principalmente la soja, además del maíz y el trigo.

La implementación de la infraestructura vial requerida para vehículos pesados contribuye al desarrollo económico de la nación, así como al arraigo y a la mejora de la calidad de vida de la población en el área de influencia.