La Ley “Llave en mano” se consolida como herramienta para impulsar obras viales



La ley “Llave en mano” se consolida como una herramienta positiva que, gracias a la primera experiencia en la construcción de la Ruta Naranjal – San Cristóbal, captará el interés de otras empresas para invertir y presentar nuevos proyectos de infraestructura bajo este formato, impulsando las obras viales, asegura el licenciado Rodolfo Sosky, gerente financiero del Consorcio Concret-Mix & Asociados.

roberto“Esta ley incorpora un mecanismo donde el llamado prevé que el contratista lleve el financiamiento de largo plazo o de corto plazo; éste asume la responsabilidad del diseño del proyecto, de las variaciones de cantidades a ejecutar, de las variaciones de precios de los insumos y de la mano de obra, así como también de las variaciones del tipo de cambio”, explica Sosky.´

El constructor, en el caso de la Ruta Naranjal - San Cristóbal se presenta con un financiamiento que hace en el corto plazo con su capital operativo para ir entregando al Estado pequeños tramos a los que se conocen como hitos; a medida que este último los recibe, asume la deuda del tramo. Esa deuda que contrae el Estado, se financia a largo plazo: tres años de gracia y a 10 años de amortización de capital.

“Una parte de la obra la financiamos con las empresas del consorcio, y la otra parte vía bancos. En este caso, Itaú financia en el corto y largo plazo; tenemos cerrado el círculo con este banco”, señala el gerente.

Sosky aclara que con la Ley 5074, la constructora está a cargo del proyecto en base a un estudio previo del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) que incluye ciertas referencias para que la empresa haga los estudios topográficos, y todos los necesarios para licitar. Esto, a diferencia de otras modalidades de financiamiento que se hacen sobre proyectos ya aprobados y para los que se realizan los estudios en licitaciones anteriores. . “Lo más indicado sería que el oferente haga un buen estudio de prefactibilidad para poder licitar unas cantidades reales y no tener variaciones que pateen después el contrato, y esto es justamente lo que Para el directivo de Concret-Mix, la aplicación de “Llave en mano” en esta primera experiencia ha sido “un éxito de punta a punta. Apostamos a esta herramienta al momento de la licitación y los accionistas quieren que continúe porque ven como algo muy positivo para el país. Hay que seguir trabajando, ya que nos gustaría que se replique para proyectos pequeños donde la plaza local pueda financiar”


Se reducen los plazos de construcción

Uno de los beneficios principales de la recién estrenada Ley 5074 es la reducción de los plazos en el acceso al financiamiento para ejecutar las obras y adelanta la calidad de vida de la comunidad afectada, a diferencia de otros métodos tradicionales de financiamiento, cuyos procesos hacen que las obras tarden dos o tres años más en comparación con el actual mecanismo.

Este es uno de los aspectos destacados por el Lic. Rodolfo Sosky. Comparando la eficacia de los otros tipos de financiamiento, indicó que por los plazos para acceder a una financiación con bonos soberanos a una tasa de 5% una obra podría estar terminada en 5 o 6 años; mientras que si se financia con la modalidad “Llave en mano”, aunque sea a una tasa mayor, podría estar finalizada en tres años, y que en esa diferencia de tiempo se produce un beneficio económico para el país.

“Una obra terminada antes genera beneficios, aporta al PIB de una vez; por ejemplo Naranjal, habrá mayor productividad de los camiones, aumentará la salida de granos que se produce en la zona, generará mayor PIB dos o tres años antes de lo que iba a ser vía bonos. Esos dos o tres años amortiguan la diferencia de tasa, generan valor agregado para el país”, resalta.

Asegura que el plazo es la clave, ya que, además de dar un beneficio social a los vecinos en un plazo más rápido, crea también un ambiente social positivo para el país. “Aparte de la inversión en la ruta, también ven un impacto en toda la zona porque se genera mano de obra directa allí. Esa persona que tenía una despensita que ganaba lo suficiente para subsistir, se convierte en un supermercado que comenzó a producir dos o tres años antes, por lo que se adelantó su calidad de vida”.