Presentan sistema de básculas con tecnología de punta para cuidar las rutas



Los controles de peso de los camiones, realizados por el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) a través del Consorcio WIM (integrado por Tecnoedil S.A. y Ciemsa de Uruguay), buscan que las rutas nacionales se mantengan en buen estado. Para esta tarea, están dispuestas modernas básculas que indican si los vehículos circulan o no con sobrepeso.

El sistema de pesaje pretende preservar las rutas de los daños que provoca el sobrepeso de los camiones, controlando la circulación de estos hasta tanto se pongan en regla.

El Consorcio WIM, conformado por Tecnoedil S.A. y Construcciones e Instalaciones Electromecánicas S.A. (Ciemsa), fue concesionado por el MOPC para el control de peso de los camiones en las rutas nacionales. Opera con 12 básculas fijas -de las cuales 11 se encuentran en funcionamiento- y 10 móviles, repartidas en distintos puntos que son determinados semanalmente por el ministerio.

Sobre el trabajo que realizan, el director de Proyectos del consorcio, Allan Abrantes, expresó que, gracias a los controles realizados, los conductores empezaron a tomar consciencia. Este cambio de actitud hace que el desgaste que sufre normalmente la carpeta asfáltica sea mucho menor. Con este trabajo se espera que en un plazo de cinco años las infracciones disminuyan en un rango del 80%.

Aclaró que la función del consorcio es la de realizar el trabajo de pesaje, y que el cobro de multas es una función exclusiva e indelegable de la Patrulla Caminera, organismo dependiente del MOPC.

En relación con el funcionamiento de las básculas, Abrantes mencionó que la modernización de los equipos de pesaje y su mantenimiento permiten tener en línea las estaciones. De esta forma se garantiza la efectividad de los controles.

PROCESO Y PARÁMETROS
El director de Proyectos de WIM detalló que el proceso de pesaje de camiones es ágil y se inicia desde el momento en que el conductor observa los carteles de ingreso a la estación. “El vehículo entra a una primera balanza denominada Selectiva, que identifica a los camiones que se encuentran en el límite de peso”, dijo.

Si se detecta un peso que supera al permitido, se pasa a una segunda balanza cuya precisión es mayor. El camión avanza a una velocidad de 5 km/h, el software arroja los resultados y, si hay excesos, el operador remite el comprobante al inspector de la Patrulla Caminera asignado a la báscula.

Debido a las configuraciones del software, es imposible que un dato pueda ser manipulado. Abrantes indicó que el operador no accede a los servidores, solo trabaja ingresando los números de chapa de los camiones y anotando alguna observación.