Avanzan trabajos de mejoramiento y saneamiento en cauces hídricos



La Gerencia de Políticas de Agua y Saneamiento (GPAS) del Ministerio de Obras y Comunicaciones (MOPC) impulsa el estudio de cinco cuencas de los arroyos más importantes del Área Metropolitana de Asunción; el Arroyo Lambaré, Arroyo Fortín, y Arroyos de Capiatá y San Lorenzo, respectivamente.

Además, prevén obras de mejoramiento de otros tres torrentes, el Arroyo Paso Carreta, Arroyo Fortín, y Arroyo Sosa, mejoras que abarcarán la parte de infraestructura, recuperación de la franja de dominio con paseos lineales, construcción de plazas, áreas de esparcimiento, recuperación total de los cauces de manera que la población pueda hacer uso, dominio y cuidado de estos lechos hídricos.

En total se prevé 8 llamados a licitación este mes de junio, de modo a adjudicar esas obras a fin de año, informó la Arq. Lilyan Escobar, Coordinadora de Control de las obras de Cursos Hídricos.

El estudio de las cuencas de los arroyos se desarrollará de 8 a 18 meses, luego se iniciarán los trabajos de ejecución de obras. Todos estos proyectos están encarados desde el punto de vista ambiental, eliminación de aguas turbias, como también eliminación de residuos sólidos.

Renovación de aproximadamente 63 km de tuberías y construcción de dos plantas de tratamiento de efluentes

Por su parte, el Ing. Zoilo Benítez, titular de la Gerencia de Políticas de Agua y Saneamiento (GPAS), resaltó las construcciones enmarcadas en el programa de saneamiento integral de la Bahía y el Área Metropolitana de Asunción.

El plan prevé la renovación de aproximadamente 63 km de tuberías, principales y secundarias, de las cuencas de Varadero y Bella Vista, en el Bañado Norte, trabajos que ya se iniciaron y que mejorarán el servicio para los pobladores de las zonas. También se están construyendo dos plantas de tratamiento de efluentes, en Bella Vista y Varadero que recogerá los efluentes cloacales vertidos directamente en el río Paraguay y la Bahía de Asunción.

El objetivo es contribuir con la descontaminación de la Bahía y mejorar las condiciones sanitarias y ambientales de la población que vive a la rivera de las cuencas de los arroyos urbanos que desembocan en la Bahía de Asunción.

La finalización de estas obras de envergadura está prevista para finales del 2020.