Timbo fue protagonista en el proceso de renovación de unidades del transporte



Más de 200 unidades, desde el arranque del proyecto, fueron entregadas a las distintas empresas de transporte, con el apoyo de la fábrica de camiones de China que recientemente visitó nuestro país.
 
Al respecto, el director de Timbo, el ingeniero Rolando Zuccolillo, manifestó que para la empresa el armado del proyecto fue fundamental, expresó su contento por la confianza de anotarse en principio como proveedores de buses.
 
"Nosotros nos consideramos expertos en transporte de carga y ahora entró el concepto de transporte de personas, una carga mucho más valiosa, lo que nos obliga a buscar los mejores productos y servicios para que los vehículos se mantengan en las mejores condiciones para mantener la seguridad y confort de los usuarios", indicó el empresario.
 
Mencionó que inicialmente el proyecto se aprobó con el 15% de unidades inclusivas y todas poseen aire acondicionado, con motor de baja contaminación de ambiente euro 3, una norma de polución. Sin embargo, se modificó la reglamentación y todos los buses deben ser 100 % inclusivos", sostuvo.
 
Los planes para este año de Timbo son proveer de unas 40 unidades más que están en camino y existe otro compromiso de 40 unidades. Las unidades son adaptables para la implementación de billetes electró- nicos, actualmente hay buses de la marca testeando el mercado.
 
El director resaltó que para una sostenibilidad del proceso de modernización del sistema de transporte se deben mantener las condiciones actuales. El supuesto regalo del gobierno de 30.000 dólares a los transportistas, suena muy lindo pero en realidad no hubo tal regalo.
 
La importación de un bus tiene casi 20.000 dólares de impuestos que el gobierno recupera al llegar el bus nuevo, el transportista entregó un bus usado que se vendía a 10.000 dólares y que pasaba a convertirse en buses chatarras que van a las periferias de Asunción o a pueblos más alejados. 
 
"A raíz de este proyecto, se cambió el sistema tributario de las empresas de transporte pasando de un sistema de renta presunta a un sistema de renta comercial, con balances que exige también a los transportistas a formalizar su contabilidad, a exigir boletas con IVA. Entonces, realmente de ese regalo, el gobierno va a recuperar de 35.000 a 40.000 dólares por bus, a parte de la comodidad para el pasajero de pasar de un bus de 25 años de antigüedad a uno nuevo", expresó el ejecutivo.