Titular de Capaco aboga por diálogo de la clase política porque las inversiones deben continuar



El presidente de la Cámara Paraguaya de la Construcción (Capaco), Jorge Moreno, se refirió al rechazo del Senado hacia el préstamo de US$ 200 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para obras que ya están en ejecución. Al respecto, expresó que aquí hubo un plan de inversiones y el Parlamento lo apoyó; y resulta que hoy se están acordando de que la deuda está subiendo demasiado.

En este sentido, indicó que representantes del Ministerio de Hacienda, el Ministerio de Obras Públicas, el sector empresarial y la clase política deben sentarse a dialogar.

"A mí no me convence el argumento de que faltó una explicación. Cuando uno quiere aprobar algo, se le llama a los responsables y se les solicita los documentos que faltan. Esa es la forma de actuar en un país serio. No es correcto decir acá nos falta la lista de obras donde van a estar aplicadas y rechazar por eso de cuajo", señaló.

Manifestó el sector de la construcción es parte integrante de una cadena productiva demasiado importante, de la que dependen no solo ingenieros y obreros capacitados, a quienes en todo este tiempo se les enseñó a trabajar, sin que también dependen las industrias y el comercio. En fin, demasiada gente afectada, añadió.

"En vez de estar ocupándonos de producir y de trabajar, hoy el 80 % de nuestro tiempo lo estamos utilizando en ver y analizar que vamos a hacer. Si seguimos ejecutando las obras, reducimos la velocidad de inversión, tomamos créditos, etc. Es decir, hay una duda terrible en el sector empresarial", sostuvo.

Mencionó que el Paraguay no tiene posibilidad de ejecutar obras de infraestructura con sus propios recursos. Agregó que necesariamente dentro de dos años y medio cuando haya un nuevo gobierno se planteará el tema de los créditos. Por ello, afirmó que tiene que haber un sinceramiento entre todos, o si no presentamos como país una imagen realmente lamentable.

"La deuda que nosotros asumimos trasciende un gobierno. Creímos que esto iba a continuar, porque estamos convencidos de que Paraguay necesita infraestructura para pensar en su crecimiento. Si no se invierte, no hay posibilidad de un crecimiento a corto, mediano y largo plazo", dijo.

Destacó que lo que más preocupa al sector no son los USD 200 millones que hoy se rechazaron, sino que falta todavía dos años de este gobierno y lo que pasará en este tiempo que falta; porque el Parlamento tiene que seguir aprobando emisión de bonos para que se sigan pagando las obras que se están ejecutando.