El servicio de posventa asegura una mayor disponibilidad del equipo SDLG



Tener una máquina parada es sinónimo de pérdidas, por lo tanto, para aumentar su disponibilidad, es importante cuidar los engranajes de forma preventiva.

Cuando se prevé el cambio de piezas de reposición o el ajuste de sistemas, el proceso resulta menos costoso si se compara con las situaciones en que el equipo se rompe bruscamente afectando la marcha de la obra e involucrando montos más altos para repararlo. En algunos casos, los conjuntos completos de repuestos deben ser descartados por falta de atención frecuente.

Las nuevas tecnologías permiten que el mantenimiento sea más rápido de lo acostumbrado, con sistemas capaces de escanear todo el equipo e indicar los problemas sin que sea necesario desmontar todo el conjunto.

Esto representa una ganancia para las máquinas, ya que quedan paradas menos tiempo y reciben un diagnóstico preciso de los problemas. También lo es para los dueños, que acaban ahorrando porque el tiempo en que la operación se interrumpe es más corto y es posible prever el desgaste de las piezas antes de que se rompan.

Las máquinas SDLG están hechas para mantener la obra siempre en marcha, debido a que cuentan con una garantía de 12 meses sin límite de horas, análisis de aceite (los equipos SDLG funcionan mejor con aceites hidráulicos VG 68 y Long Life VG 68) y una amplia red de distribución que garantiza repuestos y servicios en todo el país. Además, dispone de un almacén en Curitiba ante cualquier eventualidad.

Contar con los servicios de postventa de SDLG es el tipo de seguridad que necesita un negocio para optimizar los resultados.