MOPC invierte G. 1,39 billones en construcción de empedrados



El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) invierte en la actualidad G. 1,39 billones para la pavimentación de tipo empedrado en 104 tramos camineros de la región Oriental y Occidental, según se desprende del informe del mes de octubre del Departamento de Administración Vial. Participan cerca de 60 constructoras y consorcios que mueven a una inmensa cantidad de mano de obra.

“El trabajo de empedrado en sí es un trabajo prácticamente artesanal porque es como un gran rompecabezas que se pone pieza por pieza y a mano. Luego del trabajo de suelo y de alcantarillas que son bastante industrializados, empieza la terminación que demanda una mano de obra muy importante y que generalmente se extrae de las localidades que se van uniendo con esas nuevas vías. Entonces uno enseguida empieza a ver una mejor vivencia en las localidades por las que uno va pasando”, dijo Enrique Barrail, presidente de la constructora B&B S.A. Entre las obras con mayor inversión se encuentran los tramos Fleitas Cué – Yabebyrý, Yabebyrý – Santa Rita y San Solano – Pindoyú.

Los trabajos requieren la participación de un número importante de mano de obra y de empresas constructoras y consorcios, entre ellas B&B Asociados, Alfa & Omega, Ana Luci Prono González, Antonio Peláez, Alto Verá, Arsenales S.A., Cordillera, Covipa, Caraguatay, EDB, ECO, EDIVI, DMV S.A., Fieldmann S.A., EAH, Isacio Vallejos, Hugo Patiño, Inducom, Itá Pirú, Itá Porá, Jónica, Julio César Gorostiaga, Loma Pytá, López Gutiérrez, Nacional Pétreo, OMG, Optaciano Gómez Verlangieri, Proel, PS, Sotec, S&B, Tapé Rory, Tembiapó Porá, Tapé Guaraní, Taivo, Santa Catalina, SGP, Urunde’y, Villalba Piñeiro, Tecnología del Sur, Victoria, Yatyta, Vielk y Consorcio de Pavimentación Rural. 

“Estamos trabajando para que en esta zona se cuente con caminos de todo tiempo y de esta manera permitir que la producción agrícola pueda salir hacia los mercados nacionales y regionales”, agregó.

“Son una alternativa a caminos de todo tiempo ya que aguantan las lluvias y permite salir rápido a comunidades que quedaban aisladas. Cualquier tipo de ruta, una vez que se construye hace florecer a toda la localidad a nivel social y económico”, concluyó Barrail.