Obra del Puente de la Integración finalizará en julio del 2022



El Puente de la Integración Paraguay-Brasil, financiado por ITAIPU Binacional, cerró el año con más del 75% de progreso físico, cumpliéndose así con lo establecido en el cronograma de obras. Para concretar este avance, a lo largo del 2021 se realizaron importantes trabajos que constituyen significativos hitos del proyecto. 

En lo que respecta al proceso constructivo, enero del 2021 arrancó sorprendiendo con una evolución física del 51,78%, superando la estimativa ejecución del 50% que se tenía para entonces, pese a la pandemia del COVID-19. En el lado paraguayo, las obras se centraban en los primeros tramos del tablero, la recogida (“Y” invertida) de la pila principal y la caja de equilibrio.

Para febrero, mes en que se registró intensas lluvias en la región, la obra ya alcanzaba el 55% de avance. En el lado paraguayo, se procedió al empuje del primero de cuatro tableros, y la recogida ya contaba con 9 metros de altura. Ya en abril, esta última alcanzaba 40 metros de altura y se procedía al empuje del cuarto y último tramo del tablero, totalizando 110 metros de longitud, dando lugar así al avance libre sobre el río Paraná.

Atirantamiento y colocación de dovelas

En junio de 2021 culminó la instalación de los 18 tubos de montaje del puente en el lado paraguayo, lo que permitió el lastre de los tensores (cabos) de atirantamiento a la caja de equilibrio; y en agosto, tanto en la margen paraguaya como brasileña, ya se procedía a la colocación de los primeros cabos. La obra cerró en el mes de septiembre con un 70% de evolución.

Ya en octubre del 2021, el Puente de la Integración entró en la fase conocida como avance libre de la superestructura sobre el vano central en el lado paraguayo, con el lanzamiento de la primera dovela metálica que sostendrá la calzada de la futura conexión internacional. El traslado de la enorme pieza de hierro se realizó desde el pie de la obra, donde fue prefabricada, hasta el sitio donde fue instalada a través de un carro de avance. Con un peso de 95 toneladas y un tamaño de 11,90 metros de largo y 19,90 de ancho, la dovela se integró a la superestructura mediante soldaduras especiales y sostenida por los cabos de atirantamiento. Además de ser complementada con hormigón prefabricado (del tablero).

En noviembre, ocho de estas dovelas mixtas (metal y hormigón) fueron lanzadas hacia el río Paraná. Para dar forma a la calzada serán instaladas 34 piezas en total en ambas márgenes de la obra. Asimismo, en este mes concluyó la construcción de las torres principales.

En diciembre del año pasado, en el lado paraguayo, fueron concretadas las losas prefabricadas sobre la quinta dovela metálica, además de ser tensionado el segundo par de cabos de atirantamiento. Por otro lado, en la margen brasileña, con la torre principal concluida, las tareas se centran en el tablero. Ya fue posicionada la sexta dovela metálica, que ya recibió igualmente las losas prefabricadas, además de ser tensionados sus cabos.

Las tareas constructivas correspondientes a la pila principal, desde las fundaciones hasta la cima, ya culminaron tanto en el lado paraguayo como en el brasileño, alcanzando aproximadamente 180 y 185 metros, respectivamente.

Una vez lanzadas todas las dovelas, el vano central (espacio que queda entre los dos pilares por donde pasa el cauce de navegación del río) tendrá unos 470 metros de extensión. Esta tarea finalizaría en julio del 2022.