Sacyr afirma que cumplió con todos los pasos en licitación de Aeropuerto



Sacyr Concesiones expresa por este medio que todo el proceso licitatorio de la Alianza Público Privada del Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi, ha seguido todos y cada uno de los pasos administrativos marcados en la Ley.

Lamentamos que el proceso se vea obstaculizado por el pedido de sujetos sin competencia para entender en el asunto, lo que le da al dictamen de Contraloría un vicio de origen. Como se indica en el mismo informe, cualquier empresa que participó del concurso debió honrar la fianza establecida en el pliego de bases para optar por el recurso de impugnación. Pero no lo hizo. Y sólo por este hecho el dictamen debería carecer de validez.

La precalificación en el concurso es una potestad de la Administración, que ha decidido no aplicarla en este caso optando por el desarrollo de un aún más duro proceso de calificación técnica, que dejó fuera a un oferente en esa instancia (precisamente el que puso la denuncia sin pagar la fianza establecida), y en el que ha participado un Comité Evaluador altamente cualificado que ha hecho multitud de requerimientos y preguntas a los oferentes. La Ley ampara este procedimiento e invocar una norma menor como el reglamento cuando cuatro ministerios y la Procuraduría han dirigido y vigilado este proceso, deja sin argumentos la precalificación en la que se hubieran aportado mucha menos información de ofertas y oferentes.

El proceso de evaluación se realizó con transparencia y en igualdad de condiciones por parte de una Comisión de Evaluación de Ofertas, órgano independiente integrado por representantes del Ministerio de Hacienda, la Secretaría Técnica de Planificación, la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil y el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones. Invocar que la modernización de un aeropuerto que lleva más de 40 años operando y para el que se hace una terminal nueva dentro del perímetro actual es un proyecto complejo y multifuncional, es desconocer la realidad ya que todas las autoridades competentes, incluida la OACI y la Dinac, no lo han considerado en ningún momento como tal, y con razón ya que la experiencia de todas las partes intervinientes es extensa en este campo.

Estos cuatro entes aseguran la transparencia y rigurosidad del proceso, con múltiples informes de más de 40 técnicos y asesores jurídicos y económicos, y gran número de consultas a licitadores y otras entidades; su trabajo -profesional e imparcial - está fuera de toda duda.

A la vista del dictamen, la Contraloría General de la República no cuestiona en ningún momento la legitimidad de Sacyr Concesiones como oferente, con lo que queda demostrado que está perfectamente habilitado para ser el adjudicatario de la APP del aeropuerto. Además, queda demostrado que Sacyr Concesiones no ha realizado declaración jurada falsa, lo cual se confirma con que trabaja en casi 30 países y es la sexta empresa del mundo en el sector de las APP.

Expresamos que una eventual cancelación a la adjudicación de esta licitación, sería un grave precedente para la ley de APP, cuya promulgación le dio al Paraguay visibilidad ante inversores internacionales. Una resolución en contrario, le aplicaría una herida mortal: alertaría al mundo inversor sobre la inseguridad jurídica de Paraguay, pondría en peligro la financiación de otros proyectos en el país, eliminaría la competencia en los negocios de construcción, concesiones y servicios y dejaría a merced de grupos oligopólicos los sectores de mayor dinamismo de la economía, con el consiguiente perjuicio para el Paraguay.