El sector inmobiliario amplía las opciones para la clase media



De un tiempo a esta parte, el mercado inmobiliario ha crecido intensamente en el país, especialmente en Asunción, ciudad que ha demostrado una gran capacidad de adaptación a las necesidades del comercio. Obras viales en accesos centrales, barrios cerrados, edificios y polos comerciales por zonas son algunas de las modificaciones que se van haciendo tangibles en la ciudad. Por otro lado, la demografía también cambia, ya que siendo Paraguay un país en pleno bono demográfico, es decir con una importante población de edad joven, crece el segmento que comienza a proyectar su vida y a moverse en el mundo laboral.

En este contexto, Paraguay es uno de los países que más destaca por el crecimiento de su clase media. Según el último informe del PNUD, en diez años la misma se ha incrementado del 17,5% al 38%. Este crecimiento está dado por el aumento de los ingresos de esta franja, que a su vez, demanda una infraestructura inmobiliaria accesible.

La búsqueda del espacio propio
Según una encuesta realizada a finales del año pasado a 300 personas (de los cuales el 40% eran jóvenes de entre 25 y 35 años), el 28% vive en casa propia, el 37% en casa de un familiar y el 35% paga alquiler. Es decir, más del 70% de los encuestados no cuenta con una vivienda propia pero les gustaría contar con una.

Infografía de la encuesta pág 8
La encuesta también demostró que el 87% de los encuestados está dispuesto a invertir en un inmueble a mediano plazo, siempre y cuando el monto se adecue a sus posibilidades. Estos datos son reforzados con los publicados por la plataforma Infocasas, la cual expuso que durante el 2016, la demanda en su sistema se centró en la compra de propiedades (69%), por sobre las búsquedas de alquileres (31%); siendo más buscados los departamentos (48%) que las casas (35%).

La demanda existe, ¿qué pasa con la oferta?
Hasta hace dos años, los inversionistas orientaban sus desarrollos a una clase alta, centrados en zonas de Asunción con tres tipos de emprendimientos: los edificios residenciales, los corporativos y los hoteles. Los mismos se fueron extendiendo en Carmelitas, la zona de Santa Teresa, Manorá y otros barrios que fueron organizándose en clústeres donde el lujo y la exclusividad determinaban los elevados costos.

En este escenario, la clase media fue postergándose, ya que al no estar preparados para asumir estos costos, destinaban sus ingresos a un alquiler o invertían en propiedades en las afueras de la ciudad.

El mercado se ajusta
Sin embargo, ya durante el 2016, con una demanda satisfecha en la clase alta, las tendencias del mercado proyectan una baja en los costos de los metros cuadrados y la proliferación de opciones inmobiliarias accesibles, centradas en la funcionalidad, la conveniencia y comodidad, dibujando un horizonte positivo para la clase media.

La flexibilidad se va haciendo tangible en las diferentes alternativas como los créditos de la Agencia Financiera de Desarrollo, que durante el segundo semestre del 2016 habilitó G. 500.000 millones para financiar viviendas para la clase media; o las diferentes opciones de financiación proveídas por los bancos de plaza e incluso las mismas desarrolladoras. Según datos del Banco Central del Paraguay, los créditos hipotecarios han crecido un 11%, si se comparan los números al cierre del 2015 con los del mismo periodo del 2016.

Según la encuesta trimestral que realiza el BCP sobre la situación del crédito, sus encuestados, representantes del sistema financiero, consideran que el crédito para la vivienda y la construcción puede registrar leves crecimientos en esta mitad de año.

Estos son indicios de que el mercado se va ajustado para acompañar a una generación joven que representa gran parte de la población del país y que necesita una vivienda para que su crecimiento encuentre arraigo. Es esta generación la que irá reformulando la demanda inmobiliaria y sobre todo, cambiando las formas de inversión. Representantes de la empresa Fortaleza, líder en el sector de "ahorro en ladrillos" comentan: "la decisión de invertir en un inmueble debe planificarse y evaluarse teniendo en cuenta todos los factores que inciden en ella. Los jóvenes son cada vez más conscientes de esto y están en la búsqueda de espacios que les permitan moverse con agilidad, sin perder largas horas en el tráfico, pero sin renunciar al confort"

Las proyecciones de crecimiento de la economía del país se mantienen entre las más altas de la región, con lo cual se espera que la clase media, así como la generación de jóvenes en edad productiva, también siga creciendo. El desafío del sector inmobiliario será sostener su demanda con productos flexibles que dinamicen el mercado, favoreciendo el progreso de la clase media creciente y aportando al desarrollo urbano.