Un diseño estético y funcional que arropa a un vulnerable sector social



ARQ. CECILIA NAUMANN Arquitecta Cecilia Naumann.

Respetando el verde del entorno y la topografía natural del terreno, los proyectistas del Centro Ciudad Mujer “Ñande Kerayvoty Renda” (El lugar de nuestros sueños), inaugurado este año por el Ministerio de la Mujer en Villa Elisa, elaboraron un diseño estético de la estructura. Esto permitió desarrollar cada área (bloque o pabellón) independiente una de otra, pero interconectadas a través de pasarelas techadas.


La extensión del terreno también permitió que se pudiera distribuir las dependencias. “Es un espacio tan lindo, con tanto verde, donde cada área queda con su propio ambiente, con su independencia. Realmente, es como una ‘ciudad’ aparte dentro de otra ciudad”, destacó la arquitecta Cecilia Naumann, residente de obras.

El Centro Ciudad Mujer se encuentra en la calle Virgen del Carmen casi Von Poleski, a pasos de la Municipalidad de Villa Elisa, en el Departamento Central. La estructura, compuesta de 8 pabellones, se edificó en un terreno de 4 hectáreas y se techó 5.000 metros cuadrados. “La altura de los pabellones es de destacar, porque esto ayuda para el ingreso de la luz solar”, apuntó.

En el entorno se creó una plazoleta (en el acceso principal) y se construyó 5.000 metros lineales de empedrados además de 2 áreas de estacionamiento, con capacidad para unos 200 vehículos.
El fácil acceso al Centro es posible, gracias a las innumerables líneas de empresas de transporte público de pasajeros, que circulan por el sector.

ING. PABLO FERNANDEZIngeniero Pablo Fernández. 

El ingeniero Pablo Fernández, también residente de obras, señaló que la obra fue fundada sobre una base de aproximadamente 400 pilotes, que llegan entre 6 a 10 metros de profundidad. “Eso está anillado a un grupo de vigas de metal, que aglomera todo y hace de sostén de todos los pabellones, que son de una planta, de mampostería con techo de chapa, y aislación acústica (ruidos) y térmica (frío o calor)”, indicó.

ING. DANIEL ALSINAIngeniero Daniel Alsina.

Igualmente, el ingeniero Daniel Alsina, residente de obras, resaltó que mientras se construía la mampostería se embutían las cañerías del sistema de provisión de agua, energía eléctrica y señales débiles (internet, datos, intercomunicación entre pabellones, etc.), por fibra óptica. “También se prevé señal de wifi”, indicó.

El centro cuenta con su propio generador y transformador. El bloque de Salud tiene su planta de tratamiento de efluentes de aguas residuales, donde esas aguas son tratadas antes de ser arrojadas finalmente a través de una red de absorción subterránea.
Por su parte, las aguas negras del sector de comedor-cocina también tiene su propia cámara séptica.

DEPENDENCIAS

El centro tiene 8 pabellones o sectores, pero solo en 5 de ellos se brindan servicios. Los demás son complementarios.

1) Caseta de Guardia.

2) Recepción.

3) Administración

4) Empoderamiento económico.

5) Comedor.

6) Atención infantil. Específicamente para las mujeres con hijos, de hasta 12 años, quienes se distraerán y aprenderán mientras sus madres son atendidas.

7) Atención a la violencia contra la mujer (el núcleo del Centro).

8) Salud Sexual y Reproductiva (consultorios para diferentes especialidades, atención odontológica, densitografía, mamografía, etc.) y caseta de residuos.

DATOS RELEVANTES

· Mano de obra: Inicialmente se emplearon a unas 150 a 200 personas. Luego, durante el momento más álgido de la obra, se tuvo que aumentar a 300 y hasta 350 personas.

· Plazo: Lo que resulto asombroso, tanto para los constructores como la población en general, fue el tiempo que llevó construir el Centro, debido a las dimensiones de la estructura a ser edificada y el corto plazo dispuesto para su construcción. “Inicialmente fue de 6 meses y luego, adenda mediante, ese lapso se extendió por otros dos meses más. En total fueron 8 meses de trabajos”, comentó la ingeniera Naumann.