Imponente obra pública vial en el departamento de Canindeyú



Con una inversión de más de 28 millones de dólares, el Gobierno Nacional encaró y habilitó la imponente obra vial de 43 kilómetros que abarca el Cruce Guaraní, pasando por la ciudad de Corpus Christi hasta Pindoty Pora, en la frontera con el Brasil, dentro del departamento Canindeyú. Preparada para soportar un tránsito pesado, gracias a su compleja estructura, resultó más barata que otras obras viales nacionales.

L a flamante ruta beneficia directamente a los distritos Anahí, Corpus Christi, Pindoty Porã. Incluye parte de la rotonda del lugar denominado Cruce Guaraní, a la altura del Km 345 de la Ruta 10 "Las Residentas", pasando por la ciudad de Corpus Christi hasta Pindoty Porã, ubicada en la frontera con el Brasil, frente a la ciudad de Sete Quedas, estado de Mato Grosso do Sul.

La empresa encargada de la ejecución fue Benito Roggio e Hijos, bajo la fiscalización del Consorcio Inconpar - Ingser. Las tareas en pista arrancaron en diciembre de 2014, aunque previamente, desde octubre ya se trabajó en la liberación de la franja de dominio, así como de remoción del terreno con tractores y camiones hidrantes.

Ahorro en costo

Antes de la adjudicación de esta obra, en zonas rurales, la inversión promedio por cada Km de asfaltado era de 1.100.000 dólares. En esta ruta, la inversión total fue poco más de G. 157.000.000.000 (28,5 millones de dólares), arrojando un promedio de 663.000 dólares por Km al cambio actual, lo que representa un ahorro de aproximadamente 18.5 millones de dólares.

Estructura

La mencionada ruta está preparada para el tránsito pesado, en una zona de alta producción agrícola, donde el asfaltado tiene una estructura compleja, con una base de 60 centímetros en total, compuesta por 20 centímetros de cemento, junto a una sub-base estabilizadora de piedra y otra capa base de 15 centímetros. Sobre todo esto lleva una superficie de 5 centímetros de capa asfáltica e incluye además banquinas. Para tener una idea de su magnitud, en la misma se emplearon unas 300 mil toneladas de piedra triturada. También se construyeron cunetas, puentes y alcantarillados.